Menu

MONTSERRAT: Partes de un todo

 

Barcelona, Plaza Espanya.
Plaza Espanya, ferrocarril R5.
Ferrocarril R5 – Monistrol
Monistrol, cremallera.
Cremallera, funicular.
Al fin y al cabo, Montserrat.
Y el camino solo está a empezar.

 

————————————————

 

–Mamá, ¿sabías que los nazis vinieron hasta aquí, en los años 40, a buscar el Santo Grial? –preguntó la joven, estudiante de historia, en un intento de cambiar un poco la conversación religiosa que su madre insistía en mantener, mientras visitaban el Monasterio de Montserrat.

–Hmm, no lo sabía –se encogió de hombros la madre.– Tampoco sé si Jesus derramó aquí su copa o no. Lo que sé es que, desde luego, Él estaba bastante inspirado cuando dibujó esta montaña.

–A lo mejor estaba un poco borracho –sonrió la hija.– Mira aquella piedra.

 

Montserrat_plazamonasterio

Plaza de Santa Maria en el Monasterio de Montserrat

 

————————————————

 

Es la arcada inferior de la boca de un monstruo.

Es un dragón de piedra que duerme a las orillas del Llobregat.

Es un exquisito decorado del paisaje catalán, bajado del cielo por los ángeles.

Es donde se ubica el Monasterio de Montserrat y otras quince ermitas más.

Es la casa de más de cincuenta monjes.

Es donde está una de las pinacotecas más importantes de Cataluña.

Es un parque natural.

Es el destino de muchos peregrinos, turistas, senderistas y escaladores. 

Es un escenario tan múltiple como sus definiciones.

 

————————————————

 

“La nena petita” de Francesc Gimeno empieza a llorar.
El paisaje de “Porte d’Aval” le encara impasible.
La “Madeleine”, de Casas, la mira pero no se mueve.
Desde la sala de pintura antigua, le oye el Saint Jerome de Caravaggio, ya sumándose al quejido de la nena.
Entonces, quien se queja es la momia.
Desde la sala de arqueología del oriente bíblico, ella grita:
–Vaya, yo aquí muerta hace tantos siglos y aún tengo que aguantar todo este ruido.

En el Museo de Montserrat, las obras de arte hablan.

 

————————————————

 

–¿Conoces a Drummond?
–No, ¿quién es?
–Un autor brasileño que tiene una poesía llamada En el medio del camino.
–Y ¿cómo es?
–Pues, empieza así:
“En el medio del camino había una piedra. Había una piedra en el medio del camino…”
–Él nunca ha venido a Montserrat, ¿verdad?
–No sé, ¿por qué?
–Es que aquí no sólo hay una piedra, hay un mogollón.

 

macizoMontserrat

Panorámica de una de las vistas del macizo de Montserrat

 

 

————————————————

 

Restos

Con la lengua toda afuera, el alumno drogadicto lame la roca. Otro estudiante, que se había quedado atrasado en la excursión le pilla in fraganti y le pregunta con asco qué está haciendo. Sin vergüenza, el drogadicto confiesa: “El profe dijo que, en los años 80, escurría heroína por estes morros.”

 

————————————————

 

Montserrat_flores

La perspectiva de las flores

 

 

Detrás de las flores
Piedras apuntan al cielo
Frutos de la tierra

 

 

 

————————————————

 

¿Hay mucho que ver allí?

 

Cuaderno de apuntes:

720 metros de altura. Recinto de Montserrat.
Estaciones, plazas, turistas, estatuas, monasterio, museo, turistas, biblioteca, restaurantes, turistas, funicular.

972 metros. Estación superior del Funicular de San Joan.
Parque natural, placas, flores y las primeras panorámicas.
Algunos senderistas y pocos turistas.
Los escaladores casi no se ven. Son hormigas en las rocas.
Escaleras de piedra, paseos con rejas de hierro, escaleras con rejas de madera.
Abismos.

1026 metros. Mirador.
Horizonte plano. O no tan plano, pero más abajo ya…
–Mira, allá está el Cavall Bernat. Este sí es alto como una polla.

1146 metros. Ermita de Sant Jeroni.
Niños, escuela, excursión. Sol, tierra, piedras, árboles y arbustos.
Y la subida sigue hasta el punto más alto de Montserrat.
Escaleras, escaleras, escaleras, unos pocos senderistas y muchas vistas de un horizonte casi infinito.

1236 metros. Mirador de Sant Jeroni.
Capellita de madera con dibujos infantiles a la entrada.
Mirador cercado por rejas de hierro.
Y por puntas. Todas las puntas de Montserrat.
Si yo apuntara todas, este cuaderno de apuntes se volvería en un cuaderno de puntas.

Sí, hay mucho que ver allí.

 

Montserrat_mosaico_montana

Cavall Bernat, Ermita de Sant Jeroni y otros detalles de la ruta

 

————————————————

 

A la vuelta, el Sol ya se está cambiando de posición. Y los senderistas cambian también de ruta, para conocer mejor la región. Van por el Paseo de los Franceses y por la ‘Pla Dels Ocells’. Se desplazan por caminos de naturaleza más cerrada. Se allegan a la Ermita de Santa Anna. Pasan junto a grietas y por arriba de puentes. 

Tras 7 km de caminata, ellos tienen intereses distintos. A unos les apetece una cerveza bien fria. A otros, una hamburguesa. Y hay también aquellos que quieren los dos, más un masaje en los pies.

 

————————————————

 

Montserrat_abadeoliva

Estatua del Abade Oliva en una de las plazas del recinto

Del jardín florido
Abade Oliva vigila
Le miro de vuelta

 

————————————————

 

Con sus 50 kilómetros cuadrados,
Montserrat es tan grande que siempre hay algo más qué ver.
Y qué contar.
¡Hay que volver!

 

 

Informaciones prácticas sobre la ruta

 

SUBIDA

Punto de partida: Plaza de las Tarántulas (estación superior del Funicular de Sant Joan)
Punto de llegada: Mirador de Sant Jeroni
🕒 2h10
🚶‍♂️3,77 km de distancia
⬆️ 264 m de desnivel
Dificultad moderada

BAJADA

Punto de partida: Mirador de Sant Jeroni
Punto de llegada: Monasterio de Montserrat – plaza del Abade Oliva
🕒 1h10
🚶‍♂️4,02 km de distancia
⬇️ 508 m de desnivel
Dificultad moderada

El camino está bien señalado y abierto. Hay paseos protegidos por rejas y escaleras en varios tramos del periplo, así como partes más planas.

RECOMENDACIONES

– Consulte las condiciones meteorológicas en el día del paseo y use ropas adecuadas y cómodas. No se olvide la crema solar, de las gafas de sol y de un paramento.
– Lleve por lo menos 1,5 L de agua para hidratarse durante el ejercicio.
– No hay restaurantes ni ningún tipo de tienda en la ruta, así que es bueno llevarse algo de comer para reponer las energías en alguna parte de la ruta.

 

MAPA DE LA RUTA

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *